Imprimir esta página

¿QUÉ DICE LA LEGISLACIÓN SOBRE IMÁGENES DE MENORES EN INTERNET?

Valora este artículo
(0 votos)

La imagen de los menores en Internet es algo a lo que la legislación presta una especial atención. Y con razón. A poco que naveguemos por las redes sociales, encontraremos –en líneas generales y simplificando– dos tipos de padres y madres a la hora de publicar fotos: los que publican continuamente y sin ningún pudor fotografías de sus hijos e hijas (algunos ya comienzan con la ecografía) y los que no publican ninguna imagen de ellos y a lo máximo algunas sin mostrar su rostro. Entre uno y otro extremo hay matices, naturalmente.

Yo recuerdo que, cuando era pequeño, el tomar una foto era casi un acontecimiento. No todo el mundo tenía cámara fotográfica y con frecuencia se recurría a los fotógrafos profesionales. En la actualidad sigue siendo cierto que no todo el mundo tiene cámara fotográfica, pero casi todo el mundo tiene un teléfono móvil con cámara fotográfica, muchas veces de muy buena calidad. Así que tomar una foto hoy en día es algo de lo más habitual.

En algún otro artículo de este blog, por ejemplo cuando hablamos de las fotografías de tus hijos en Internet hemos comentado lo poco conveniente que es publicar indiscriminadamente fotos de los menores en la Red. Lo hacíamos desde un punto de vista de los riesgos que se pueden correr por el mal uso que se puede hacer de esas imágenes por parte de terceros. Hoy quiero hacerlo desde el punto de vista legal, porque aunque no lo sepamos, el uso de la imagen de un menor está muy bien regulado y no todo vale, aunque muchas veces lo pasemos por alto y se haga la vista gorda.

La imagen es un dato personal

La imagen de una persona, sea adulto o menor, se considera un dato de carácter personal, puesto que permite identificar a una persona. Esto viene recogido en el artículo 3 de la LOPD, y por lo tanto se trata de un dato protegido por esta Ley y por las regulaciones que la desarrollan.

Además, la Ley Orgánica 1/1982 de Protección Civil del Derecho al Honor, a la Intimidad Personal y Familiar y a la Propia Imagen también establece que el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen es irrenunciable, inalienable e imprescriptible.

En el caso de los menores, corresponde a sus padres o tutores legales la función de velar por este derecho. Lo cual no quiere decir que el padre o la madre pueda autorizar indiscriminadamente el uso de la imagen del menor para cualquier cosa. Se trata de velar por este derecho, no de jugar con él. Recordemos que la Ley dice que es un derecho irrenunciable. De hecho el artículo 4 de la Ley Orgánica 1/1996, de 15 de enero, de protección jurídica del menor, de modificación del Código Civil y de la Ley de Enjuiciamiento Civil dice que incluso si consta el consentimiento del menor o de sus representantes legales, el menoscabo de su honra y reputación por la utilización de su imagen en medios de comunicación puede ser objeto de actuación del Ministerio Fiscal.

Las fotos que se publican en Facebook pueden ser usadas por Facebook

Cuando te registras en Facebook, aceptas sus normas. Y una de ellas dice que:

Con relación al contenido protegido por derechos de propiedad intelectual, como fotografías y vídeos (en lo sucesivo, “contenido de PI”), nos concedes específicamente el siguiente permiso, de acuerdo con la configuración de la privacidad y las aplicaciones: nos concedes una licencia no exclusiva, transferible, con derechos de sublicencia, libre de derechos de autor, aplicable globalmente, para utilizar cualquier contenido de PI que publiques en Facebook o en conexión con Facebook (en adelante, “licencia de PI”). Esta licencia de PI finaliza cuando eliminas tu contenido de PI o tu cuenta, salvo si el contenido se ha compartido con terceros y estos no lo han eliminado.

Es decir, que las fotos siguen siendo tuyas pero has concedido a la red social el derecho a utilizarlas mientras no las elimines de la red. Pero incluso si tú las eliminas pero las has compartido con otra persona en Facebook, y ésta no lo hace, pueden seguir usándolas.

Por lo tanto, tened en cuenta las consecuencias de publicar fotos de vuestros hijos e hijas en Facebook (y en otras redes sociales que tienen condiciones similares).

Las fotos de terceros en la Red

Y lo típico: publicar fotos de eventos en los que el protagonista puede ser nuestro hijo o hija, pero en los que aparecen también otros menores, amigos o familiares de ellos. Pues en sentido estricto también necesitamos el permiso expreso de sus padres o tutores legales. Es posible que a algunos de ellos no les haga ninguna gracia ver fotos de sus peques en las redes sociales. Por eso es necesario su permiso, mejor por escrito. Y tened en cuenta que ese permiso puede ser revocado en cualquier momento.

Las fotos familiares

A veces no damos la importancia que tiene a las fotos familiares y acostumbramos a compartirlas en Internet, bien en redes sociales o en blogs o cualquier otro lugar. En este sentido, la Agencia de Protección de Datos indica que no se adquiere ninguna obligación en materia de protección de datos cuando el entorno en el que publicamos datos es cerrado. Esto es, nuestro perfil no está abierto a todos los usuarios de la red social, o a los amigos de los amigos. Aún así la propia Agencia recomienda aplicar un comportamiento restrictivo por los riesgos que pueden surgir, al ser Internet un medio en el cual es muy difícil ejercer el control de las imágenes. A este respecto os aconsejo la Guía para el Ciudadano sobre el derecho fundamental a la protección de datos, de la propia Agencia Española de Protección de Datos.

Concluyendo: la imagen de los menores en la Red no nos pertenece, y ser su padre, su madre o su tutor legal no nos autoriza a jugar con este derecho, sino al contrario: debemos velar por él. Se trata de reflexionar un poco y ser conscientes del alcance, la capacidad de difusión y el escaso control que podemos tener en las redes sociales. A partir de ahí, utilizar el sentido común y conocer la legislación.

Artículo extraido del Blog: www.menoresenred.com